Captura y Libere

Estas son las reglas básicas que el pescador debe observar para realizar correctamente la captura y liberación de los peces:

1. Utilice equipos fuertes y líneas en buen estado. Procure usar un solo anzuelo sencillo en su señuelo, y que éste tenga la muerte (barba o rebaba) aplastada.

2. Remate bien cuando el pez pique para que el anzuelo se clave en el mejor lugar.

3. Trate de llevar a cabo una pelea corta que no agote al pez y que no le permita escaparse con el anzuelo en la boca.

4. No manipule el pez con guantes o con las manos secas. Humedezca sus manos antes de cogerlo para evitarle daños en la piel o la remoción de la mucosa protectora. Dentro de lo posible evite agarrar el pez durante el proceso.

5. Evite sacarlo del agua. Trate de sacarle el anzuelo con la ayuda de unas pinzas, de forma cuidadosa mientras está en el agua a su lado. Si el pez tiene bastante energía aún, se irá nadando por sus propios medios sin ayuda. 

6. Si lo va a fotografiar, tómelo por la base de la cola con una mano y con la otra por debajo del abdomen, detrás de las aletas pectorales, y sáquelo del agua  de modo que permanezca horizontal. No lo tenga fuera del agua por más  tiempo del que usted estaría debajo de ella. Al meterlo al agua nuevamente, hágalo de forma suave y que el pez se mantenga de forma paralela con la superficie. Nunca lo sostenga colgando de la boca o de la cola. Tenga cuidado de no meterle los dedos en las agallas.

7. En la mayoría de los casos el pez estará cansado y desorientado. Tómelo por la base de la cola de manera que la cabeza apunte hacia la corriente para que ésta lo ayude a respirar y a reponerse. Muévalo suavemente hacia atrás y  hacia adelante para facilitarle la respiración.   

8. Elija un buen sitio para liberarlo, lo más cerca posible al lugar donde mordió  el anzuelo, lejos de la orilla para que no se raspe en el fondo, en donde haya una corriente suave que le ayude a liberarse, y en un sitio en donde pueda  buscar rápidamente refugio y en donde no haya depredadores que lo ataquen  mientras se repone completamente.

9. Si por algún motivo el pez se ha golpeado o herido y  usted tiene dudas de que  éste sobreviva, y si usted no está seguro de que se vaya a morir más tarde, dele esa oportunidad y libérelo de todas maneras. Un pez muerto hará parte de la cadena alimentaria y de cualquier forma beneficiara a otros organismos y al mismo ecosistema.

Tomado de El buen pescador.

                                                           Carlos R. Heinsohn .

Deja una respuesta