La Vista de los Peces

Igual que los humanos, los peces poseen conos y bastones en los ojos. Los bastones son sensibles a la intensidad de la luz y los conos a los colores.

Algunos estudios han demostrado que, de un pez a otro, existen grandes diferencias de agudeza visual. El  black-bass ve perfectamente los colores.

Con luz intensa, cerca de la superficie, los detecta mucho mejor que nosotros. Otros peces como la lucioperca o la perca están peor equipados y solo ven dos colores, el naranja y el verde.

El agua desvía y refleja los rayos luminosos. En las aguas profundas, los peces solo reciben los colores que tocan la superficie. Primero desparece el rojo, y después el amarillo y el azul. Algunos peces tienen unos ojos especialmente adaptados para distinguir estos colores. Eso explica por qué algunas cucharas rojas y blancas, algunos señuelos amarillos, azules o violetas dan buenos resultados en ciertas aguas profundas. También es una cuestión de color lo que conduce a la trucha a ser tan selectiva y a comer pocos tipos de insectos: No ve a los demás en las condiciones de iluminación en las que se encuentra.

La distancia hasta la que el pez puede ver depende de la nitidez del agua. Ve el exterior del elemento líquido a través de una ventana en la superficie. Se trata del famoso ángulo visual, que crece a medida que el pez se sumerge. Fuera de este ángulo, ampliado por la reflexión del agua, no ve nada.

                                                Tomado de  La gran pesca. Edit. Iberlibro.

Deja una respuesta